jueves, 8 de mayo de 2014

Pueblo muerto. Javier Vivancos.




Del escritor cartaginés de treinta y cinco años, autor de  Yo vi tu silueta, Los últimos días de la sombra y Lucrecia oscurece, colaborador en varias antologías como Calabazas en el trastero o el homenaje a King Kong solidario, nos llega esta impactante obra de terror.

   En Aras del Castillo, un pueblecito de apenas cien habitantes de Soria, vive Prudencia. Una adolescente de diecisiete años, gótica y melancólica, que convive a diario con la rutina de trabajar en la tienda de su tía, soportar las habladurías hirientes de la gente del municipio sobre su fallecida madre, aguantar de manera estoica a un padre borracho que la repudia por que ve en ella los mismos defectos que su esposa muerta y las burlas, acompañadas de vejaciones y agresiones, de los adolescentes del pueblo encabezados por Julia, su enemiga.

   Refugiada en su tristeza será testigo impotente de cómo  las cosas cambian y degeneran en el pueblo de manera irreal. Conocerá en su camino a personajes oscuros y crueles, a personas que sufren de manera atroz la desalmada realidad de una penumbra que envuelve a todos y a todo.., pero también habrá momentos en que descubra la calidez de un amor que raya lo demencial o lo doloroso. Instalada en la duda de si lo que vive es realidad o sueño, Pru, nos mostrará en su devenir por la historia de este pueblo, cuanta crueldad y barbaridad se puede desatar entre personas que se conocen de siempre.

   El señor cura, el bibliotecario, el del video club, las viejas arpías cotillas del pueblo, su tía, sus “amigos y amigas” adolescentes, el alcalde, los forasteros, Abel, su padre, su madre….una colección de personajes e historias de una forma de vivir que se verá truncada por los poderes oscuros de una fuerza milenaria y perversa que hará saltar todos los cimientos de Aras del Castillo y de la vida de Prudencia.

   Si a todo ello le añadimos un escenario campestre decaído y triste por la llegada del invierno  y las nevadas, la siempre apesadumbrada manera de la muchacha de  ver su existencia y todo lo que le rodea, y la excelente forma de conjuntar los momentos de realidad y alucinación, tenemos una gran narración de terror oscuro, gótico, con tintes del más crudo realismo y situaciones limites llevadas al extremo .

   Tenemos entre manos una historia distinta, agónica desde el inicio sin parar hasta el final. Con tensión que se convierte en desazón  o en ira según vas encontrando una u otra situación. No podrás soltarlo hasta que lo acabes, pues el dolor, la impotencia y la desesperación se hacen tuyas de la mano de Prudencia.

   Recomendarlo es primordial si te encantan las historias de terror.

 

  

 

 

4 comentarios:

  1. Muchísimas gracias por tu entusiasmo, rapidez y calidad. Lo que más me gusta es precisamente que te haya llegado.

    ResponderEliminar
  2. Gustarme no es muy exacto, me ha atrapado, jejeje. Ha sido un placer. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues hala, atrapado como la mosca a la miel (o algo todavía más pegajoso y menos dulce, je).

    Muchas gracias por tu reseña y por tu tiempo ;-)

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, es muy salado eso que dices de Javier Vivancos: que es un escritor "cartaginés". Y muy interesante porque, teniendo en cuenta que, tras la destrucción de Cartago, al final de la tercera guerra púnica, allá por el 146 a.C. y la desaparición del Estado cartaginés, tiene que ser un espectáculo leer a este "superviviente".
    Toma el comentario a broma porque la verdad es que me ha hecho gracia, igual que muchos de mis errores.
    Saludos.

    ResponderEliminar