lunes, 18 de agosto de 2014

No existen los monstruos. Víctor Blázquez



Hoy afrontamos una reseña que, sinceramente, pensaba había realizado hace meses y que hoy al ponerme a hacer inventario, he descubierto que muy a mi pesar, no la había hecho. Es más, no la había ni empezado. Por tanto voy a desquitarme en un momento.

Lo que os traigo es la obra de un viejo conocido por estos lares, Víctor Blázquez, autor de El cuarto Jinete y sus dos continuaciones (que aún no he leído) y Orilla intranquila (que en breve tendremos comentada por este mismo espacio). Este autor lo llevo siguiendo de cerca desde hace tiempo ya que siempre que leo alguno de sus libros o relatos, acabo con un regusto placentero en mi paladar lector.

En esta ocasión Víctor se atreve con una novela histórica de las que a mí me gustan. Los horrores nazis causaron estragos en países como Polonia, Rusia, Italia o la propia Alemania. Auschwitz hizo mucho por dar a conocer las barbaries perpetradas en su territorio (Polonia), pero la sociedad en general desconoce las maldades acaecidas en otros lugares. Es por eso que se apunta un tanto
excepcional al utilizar Checoslovaquia como lugar de ensayo para sus ya conocidos métodos de escritura. Os pongo en antecedentes con la sinopsis y comenzamos:

Checoslovaquia, 1942.
Los aliados mueven sus fichas hasta Praga con la intención de planificar y ejecutar el mayor atentado jamás concebido contra los nazis. El destino de Europa, y seguramente el de todo el mundo, recae sobre las espaldas de los siete hombres enviados a cumplir esa misión. Con ellos viaja un octavo hombre: un americano misterioso del que ninguno de ellos sabe nada; ni quién es, ni la razón por la que está allí.
Mientras tanto, una serie de crímenes horribles se extienden por Praga, poniendo en jaque a toda la población.

Lo primero que pensé al leer esta sinopsis, a pesar de que su argumento ya me lo conocía de sobra, fue “Coño, un pasajero desconocido, que va en un vehículo volador y del que ninguno de sus tripulantes sabe nada. ¡Es el puto Alien: El octavo pasajero!” Después de reírme yo solo con mi propia broma, seguí adelante con la lectura y en verdad que me quedé muy sorprendido. Aunque sé que Víctor es un apasionado del terror, conozco la faceta friki que le hace decantarse en ciertas ocasiones por su vena más Sci-Fi y Fantasía y en esta ocasión, aunque la trama histórica es lo que más peso conlleva, cierto factor muy importante de la historia se va a llevar la palma en cuanto a argumento se refiere. 

Sí amigos, porque nuestro autor no es solo un experto en sacar lo peor de cada uno de sus personajes (Saga El cuarto Jinete), o de describir la escena más truculenta que se le puede pasar por la cabeza (Relato Hazle siempre caso a tu madre. Leyendas Urbanas de Editorial Universo), sino también utilizar unos recursos narrativos que muy pocos autores que conozco son capaces de hacer con la facilidad que le caracteriza. El uso de los tiempos, la narración a velocidad del rayo o los giros de guión son marcas de la casa, quizá auspiciadas por su antiguo trabajo relacionado con la televisión y las series.

Aquí Blázquez nos da una lección de cómo un personaje que comienza siendo bastante blanco, va perfilándose de manera lenta pero creciente en otro más oscuro que, sin llegar al negro se convierte en una persona con diversas sombras que te hacen pensar en que todo el mundo esconde buena parte de sus intenciones. Hablando de los secretos que esconde nuestro protagonista principal, Sean Cassidy, debo decir que la idea de no aclarar hasta bien entrada la novela cuales son los factores que mueven a un americano en el año 1942 fuera de las fronteras de los aliados y encima en plena guerra contra los alemanes, es un acierto pleno. Porque todo gira alrededor del asesinato de un alto mando de la Gestapo afincado en Praga, Reinhard Heydrich, y que es enviado allí por el mismísimo Hítler para “germanizar” a la población checa. Víctor cuenta este pasaje olvidado de la historia con pelos y señales, pero tiene la osadía de, entre medias, narrar su propia historia y darle a toda la trama un aire de realidad y cercanía que hacen que te atrape y llegues a dudar de si lo que lees es la realidad de aquellos tiempos. Y en cierto modo la respuesta es sí. Porque todo lo que se narra es algo que sí sucedió y que el autor sólo usa como referente histórico y para contar su historia. 

He de destacar el cómo un personaje que, a ojos de todos nosotros podríamos calificar de verdadero
"son of the bitch" (vamos, un hijo de pta de tomo y lomo) el autor es capaz de dedicarle un capítulo entero a su persona, detallar su relación con su esposa Lina y retratarle como un padre de familia bueno y abnegado y al que su mujer, testigo ocular de todas sus fechorías, ama e idolatra con todo el amor que su corazón le permite. Pero no solo eso, es que al lector logra convencerle y ponerle en la tesitura de preguntarse por qué un esposo tan (en apariencia) abnegado, puede llegar a guardar en su interior un ser tan despreciable y oscuro como una noche sin luna en Praga.

Claro, que para hacer todo eso es necesario hacer uso de una base histórica real y una documentación extensa que, a ojos expertos, Víctor no ha dudado en utilizar. Toda la “Operación antropoide” (nombre en clave con el que fue denominado el intento de asesinato del mandamás nazi) aquí descrita, es fiel a la realidad en un noventa por ciento, y solo los detalles ajenos a ella y que suceden en el mismo momento en esa franja temporal son aquellos que se han utilizado para ensalzar la trama.

Por tanto, a una buena base histórica se le suman unos personajes que existían pero a los que el autor ha dotado de una personalidad concreta para poder engalanar su propia narración, una narrativa fluida, veloz, repleta de veracidad y giros de argumento y un final de esos que te hacen cagarte en las muelas de aquel que ha ideado todo ello

Si he de destacar algo negativo, es sin duda lo gratuito de ciertas escenas de sexo que aparecen en el argumento. Y digo gratuitas porque las dos o tres que se narran son tan similares entre sí que parecen las mismas y cortan la trama de una manera algo incómoda. La historia de amor entre los dos protagonistas no me ha resultado creíble, y toda ella me parece demasiado rápida y edulcorada para el entorno histórico en el que se desarrolla todo. No es algo que reste puntos a lo que he leído, pero es verdad que cuando ocurría, estaba deseoso de que acabase para poder seguir leyendo lo importante de verdad. Por tanto yo habría prescindido de ellas sin dudarlo además de la propia relación sentimental que se cuenta dentro del libro.

Sin entrar en Spoilers y si el que va a leer la novela es un poco inteligente, dicho título está englobado en la Colección Stoker de Dolmen, que reúne novelas de corte de terror alejadas de la Línea Z que tanto éxito tiene dentro de nuestras fronteras y con la que se hizo un nombre el propio autor. Y digo esto porque aunque pueda parecer que todo gira alrededor del intento de asesinato del segundo en el poder de la Gestapo, nada más lejos de la realidad. Hay una trama oscura y fantasiosa que a mí me ha permitido disfrutar sobremanera, hasta el punto de cabrearme mucho al cerrar la última página del libro por la impotencia de su final.

En definitiva y sin pecar de sensacionalista, una de las mejores novelas leídas en estos últimos dos años, de manos de uno de los mejores autores que se esconde entre nuestras fronteras y que estoy seguro dará que hablar dentro de muy poco gracias a su perfecta escritura y su buen hacer en la caracterización de personajes, amén de su capacidad de sorprendernos en todas y cada una de las historias que crea para nosotros.

martes, 12 de agosto de 2014

Globe. Alba Quintas Garciandia





Afrontar esta reseña es uno de los actos más difíciles con los que me he encontrado en los últimos meses, y quizá sea una de las más complicadas de escribir por la calidad que atesora la obra. La dificultad se encuentra en la cantidad de tiempo que hace que no me pongo a reseñar y la falta de soltura que tengo a la hora de dejar caer las letras para expresar mis opiniones. Aún así,  a intentarlo.

La novela que hoy os traigo al Legado de Gilead se titula Globe y su autora, a la que seguramente no conoceréis (por el momento) Alba Quintas Garciandia cuenta tan solo con veinte años y una progresión que, tomándola en perspectiva, da bastante miedo.

Cuando me puse con la lectura de dicho libro, lo hice con unas expectativas bastante altas. En parte la culpa la tuvo la editora de Lapsus Calami, Iria G. Parente, amiga personal, y que me puso el libro por las nubes (algo lógico, ya que era su primera apuesta para lanzar en la línea Odisea) mucho antes de que si quiera hubiese sido impreso. Su sinopsis dada por encima, me hizo levantar una ceja de asombro: ¿Fantasía, toques de SciFi y teatro, todo ello novelado y además original? Me sonaba bastante raro, pero el criterio de Iria es algo que siempre he tenido en cuenta, por ello le di una oportunidad. Os dejaré con la sinopsis oficial, y tras eso, me pongo en serio con mi opinión:

En Globe, todo lo que importa es el teatro. Desde que, hace siglos apareciera el llamado Primer Actor, las comedias y los dramas han sido los únicos dioses de la ciudad. Y también desde entonces, el teatro se ha convertido en una obsesión.
  En un mundo en el que todo lo que importa es la ficción habrá a quienes no les importe derramar la sangre que sea necesaria para convertir la fantasía  en realidad. Por eso, cuando la compañía teatral de todo Globe, aparece muerta, habrá que buscar culpables sin dejar de darle a la sociedad lo que quiere: espectáculo.

Como podéis ver, todo el mundo que ha creado la autora gira alrededor del Teatro. No es que sea un mero atrezzo para la novela. No, ni mucho menos. Nos encontramos con una narración en la que, de repente, un capítulo pasa a ser narrado como una obra de teatro que está siendo interpretada por los personajes del libro que a su vez se han convertido en otros personajes diferentes, con sus miedos, sus intrigas y sus vanidades. Por tanto, he de decir que el perfilado de caracteres que nos regala Alba es cuasi perfecto y sofisticado. ¿Complicado? No, es solo que yo no me explico como debería.

Desde los protagonistas principales de la historia como Gilbert o Jenson, pasando por la misteriosa Nastia, hasta los secundarios como William Stein, la Reina de las Historias, o el enigmático Primer Actor, todos tienen perfilado su papel de una manera magistral, algo que de verdad he de reconocer me ha sorprendido. Pero es que, el “problema” viene cuando la narración pasa a Modo Teatro y nos encontramos con los personajes de la obra que se está llevando a cabo dentro del mundo de Globe, como Jasón, Casandra o Héctor, ya que, éstos también han sido definidos de una manera exquisita para que sirvan a la trama principal y a la secundaria (destinada a la obra de teatro), ya que vemos evolucionar a los personajes a la par que sus roles imaginarios.

Todo esto puede resultar muy confuso de explicar, pero creo necesario hacer hincapié en ello porque tanto la historia principal, como la destinada a la ficticia obra giran una en torno a la otra como si de un símbolo de yin-yan se tratase, y una no se puede concebir sin la ayuda de la opuesta. Ambas complementan la trama contraria y hacen que todo vaya cuadrando a medida que vas conociendo todos los detalles.

Al comienzo de la reseña comenté que la novela tenía toques de Sci-Fi mezclados con Fantasía y para nada me he vuelto loco. A medida que vayáis avanzando en la propia historia, os encontraréis con un
mundo menos avanzado que el nuestro, pero que guarda muchas semejanzas con él. Sin embargo desde el principio queda muy claro que no son el mismo, de ahí cierta escena en la que el protagonista intenta salir de la ciudad por uno de sus lados para, de manera irremediable, acabar en el lado opuesto de la misma. Es por eso que ciertos avances que se encontrará el lector en la obra, no son más que antiguallas a nuestros ojos, pero que a los ojos de los habitantes de Globe parece magia que no pueden comprender.

Tampoco he de obviar el talento de su autora a la hora de crear diálogos similares a los de los clásicos, con esas frases repletas de epicidad y drama que recuerdan a las obras más añejas de los grandes autores. Poemas, canciones, narrativa, teatro... todos los palos son tocados en las escasas doscientas cincuenta páginas de las que consta el manuscrito y todos ellos con una perfección que es digna de elogiar.

Para terminar, comentar que el mundo que ha creado su autora para Globe puede dar más juego del que parece. Es un mundo nuevo, con sus propias leyes, sus normas y dentro de él las cosas no funcionan como en nuestro propio espacio. Ha creado un universo que puede utilizar para millones de historias y eso es un punto a favor para su autora, ya que consigue con tres pinceladas que el lector entienda que donde está pueden ocurrir muchas más cosas que las que se cuentan en el libro que sostiene entre las manos. Además, no podemos olvidar que aunque la trama queda cerrada, al menos en lo que a los personajes principales se refiere, quedan muchos interrogantes en el aire que, por qué no, podrían desvelarse en sucesivas historias y que un servidor, estará encantado de descubrir.
 
Mencionar el excelente trabajo de la ilustradora de la cubierta, Bárbara Hernández. Una artista poco habitual en este tipo de labores (aunque cada vez es más normal verla), pero que con portadas como las de Érase un veZ o El Rey Trasgo, ha demostrado su buen hacer con los colores y sus propias composiciones que, desde lejos, dejan a las claras que son su impronta personal e intransferible. Buen ejemplo es esta portada que captura casi por completo la esencia de la novela con esa máscara de teatro en primer plano.

Mi conclusión es que el primer lanzamiento de la colección Odisea en la editorial Lapsus Calami es un excelente acierto de cara a lo que estamos acostumbrados a leer y que, a ojos de un servidor, ha valido mucho la pena la espera. Recomiendo su lectura ya que es ágil, sencilla, divertida y te hará interesarte por el teatro en el caso de que antes no lo hubieses hecho, y más si cabe si ya eras un apasionado de él. Y por supuesto quiero destacar su originalidad y el hecho de nunca haberme encontrado con una novela de este corte.

La pregunta que yo dejo en el aire es ¿hasta dónde llegará esta autora cuando su pluma madure de verdad?

lunes, 11 de agosto de 2014

El reparador de biblias. Tim Powers





Esta mañana he terminado por fin de leerme la mini antología de relatos de Tim Powers editada por Gigamesh y con título El reparador de Biblias. Con cuatro historias nada más, el autor deja muy a las claras su perfecto majeo de las historias de Sci-Fi y de lo que le echen, ya que aquí vemos representados los géneros de fantasmas en dos ocasiones, el terror, la fantasía… y todos con una calidad extrema.

Dondequiera que se oculten. Relato de SciFi con Viajes en el tiempo de por medio que muestra la maestría del autor a la hora de narrar este tipo de historias. Un protagonista que se encuentra consigo mismo en bucle, en su propia paradoja temporal y sufriendo los efectos secundarios de dicho problema.
Un alma embotellada. Fantasmas y espíritus atrapados en objetos y que han dejado atrás algo que les lastra y ancla a nuestra dimensión. Un relato cargado de melancolía, tristeza y pena, pero que tiene una narración impresionante.
El camino de bajada. Una reunión “familiar” fuera de lo común y que lleva celebrándose cientos de años en la que nadie es lo que parece, ni hombres, ni mujeres, ni niños… Ciencia ficción y terror a partes iguales, y con un mensaje subyacente en la historia que nadie debería obviar.
El reparador de biblias. Un señor con un oficio como el del título del relato que se encuentra con la tesitura de si ayudar a un hombre al que le han secuestrado a su hija, cuando su profesión es la de rescatar almas.  

Es interesante ver cómo aborda el tema de los viajes en el tiempo ya que, las rupturas en el entramado espacio temporal están ya muy vistas, lo que no es nada original. Sin embargo la manera en la que él lo aborda si es algo con lo que un servidor no está acostumbrado, introduciendo los cambios en tiempo real en ambos planos dimensionales, lo que le da un empaque más grande a dicho relato.


Como antología que es, poco puedo decir de ella, ya que como sabéis no soy dado a comentar los relatos que los componen uno a uno desde hace mucho tiempo. Solo apuntar que el que da nombre a la misma es el que me ha parecido más flojo a pesar de ser el más valorado por muchos de sus seguidores y todo por culpa de la cantidad de detalles extraños e inconexos en apariencia entre sí que pueblan la historia que, por otro lado es excesivamente corta.

Eso sí, he de reconocer que me ha costado mucho su lectura. Tiene una prosa muy sencilla de leer, sin embargo cómo lo cuenta se me ha atravesado en varias ocasiones, perdiéndome entre la narración con detalles y pasajes que no entiendo por qué forman parte de la historia. Pero esto es posible que sea una percepción personal y sea culpa de que mi intelecto no esté preparado para dicha lectura. De hecho he tomado la decisión de releerlo de nuevo.

Si habéis disfrutado de la serie Black Mirror, haceos con esta serie de relatos inconexos entre sí, ya que os hará recapacitar sobre muchos temas relacionados con la identidad de cada uno, las consecuencias de vuestros actos en un supuesto viaje en el tiempo o de hasta dónde estaríais dispuestos a llegar para salvar un alma atormentada.

Por cierto, y acerca del autor, apuntar que este año ha estado presente en el Festival Celsius de Avilés y me he encontrado con una persona amable, cercana y sencilla capaz de parar su propia cena para poder posar con algún fan enfervorecido que le ha reconocido en el restaurante. Y eso amigos, eso no tiene precio.

miércoles, 18 de junio de 2014

Una retirada temporal



Ahora quiero decir que durante algún tiempo no definido y debido a una serie de sucesos acontecidos alrededor de este blog y, en concreto, con mi persona, dejaré de reseñar. No voy a enumerar lo que ha ocurrido y baste decir que gracias a las practicas de algunos en este mundo "literario", que todos defendemos a muerte,  a los que no somos nada se nos quita la ilusión.

Agradeceros vuestra presencia en este rincón y os animo a seguir visitándolo pues mi socio Toluuuu seguirá en el ,siempre y cuando sus otros deberes le dejen, y dejará sus impresiones en forma de reseña espectacular.

Un abrazo y hasta más ver.

DE MADRID AL ZIELO 2, última batalla. Alfonso Zamora Llorente.



  
Este vallecano de 34 años, miembro de NOCTE, presidente y co-fundador de ESMATER y comercial de American Express  , compagina su trabajo y vida en familia con la coordinación de varias antologías, participa como escritor de relatos en otras recopilaciones y que, después de la saga "De Madrid al zielo", que concluye con la obra que tenemos entre manos y que es su segunda parte, está escribiendo su tercera novela, en esta ocasión dentro del género de terror.

Cuando Alfonso, el protagonista de esta historia, consigue huir junto a sus amigos y familiares de Madrid en una precipitada y accidentada huida, llegan a la ciudad de Alicante.
El castillo de Santa Bárbara será su destino, pues antes de salir de la capital se habían puesto en contacto con supervivientes del aquel lugar, siendo recibidos con una atmósfera enrarecida por el gobierno del fortín y la forma de actuar de sus habitantes.

Enfrentados a mil y una situación peligrosa,  e inmersos en más de una discusión, las sorpresas se irán sucediendo y los peligros irán incrementándose con el paso del tiempo, llegando a crear conflicto de intereses entre los dos grupos y originando una fractura difícil de salvar entre ambas facciones.

La solución esta en una pequeña isla, Tabarca, a 22 km de la costa, y que puede ser la salvación para todos ellos. En su arriesgado y peligroso peregrinar desde el castillo hasta la isla, los acontecimientos se multiplicarán, los peligros se harán más infernales y la muerte les perseguirá sin compasión. Y es allí, en la pequeña isla de Tabarca, donde el fin del mundo conocido tendrá un desenlace que cambiará para siempre la historia y su futuro.

Siguiendo las pautas de la primera parte, con un lenguaje cotidiano, de la calle, con un ritmo apropiado en cada momento y a  cada situación, seremos cómplices de acciones de tensión, amor y desconcierto. Viviremos esta posible realidad de la manera más encarecida, llegando  a congeniar con la mayoría de los personajes y  pudiendo odiar a alguno de ellos. Incluso con los dos perros Bitxo y Luna.

Figuras reales de personas normales que intentan sobrevivir al horror desencadenado y luchan por ello contra todo aquel ser que se ha levantado de la muerte y que solo busca saciar sus instintos, aunque detrás de todo ello existe algo más contra lo que tendrán que luchar tarde o temprano.

Sin decir mucho más  ya que si te ha gustado la primera parte por su originalidad, esta segunda te dejará un regusto igual cuando menos, dado que sigue una misma línea en todos sus aspectos para desencadenar en un gran final.

¿Un pero?, quizá la falta de extensión, la novela tiene 283 páginas, y hay muchos momentos de la narración en los que se podría haber sacado más jugo a la situación. Y también echo en falta algo más de explícita violencia y cruda batalla en momentos delicados del texto, en donde las situaciones límites ya no tienen vuelta atrás.

Aún así, es recomendada  de todas todas, pues los zombis, el miedo, el amor y la amistad se dan cita en este fin de saga espectacular.

  

viernes, 13 de junio de 2014

El Ángel sombrío. Mika Waltari.



   Tras una carrera como periodista, crítico literario, dramaturgo y editor, la publicación de Sinuhé, el egipcio consagró a este autor de Helsinki (1908-1979) como uno de los grandes escritores de novela histórica. El sitio de Constantinopla, sobre el imperio Bizantino, o El etrusco, ambientada en el mundo mediterráneo clásico, le confirmaron como el autor finlandés más traducido y estudiado.

   El Ángel sombrío  es el diario de Juan Ángelos, llamado por los latinos Jean Ange y por los turcos el Ángel y temido, durante el sitio de Constantinopla, en el año de 1453 al final de la Era Cristiana. Con la ciudad a punto de ser tomada por los turcos, donde la unión de la iglesia latina y griega, así  como la sumisión de Constantino al Papa, no pueden evitar el desastre y la caída de la última Roma.

   “Vine aquí buscando la muerte en las murallas de Constantinopla. A morir por todo lo que pasó ya…, por todo lo que poder alguno en la tierra no pueden restaurar. Otros tiempos llegan; no siento el menor deseo de verlos”. Sumido en la desesperanza de un destino prescrito de antemano y con el peso de una vida que le ha dado la misma medida de riqueza y poder que de pobreza y esclavitud, Juan Ángelos llega a la ciudad para entregar su vida por una creencia que se esfuma después de siglos de existir. Repudiado por unos, vilipendiado por otros y acusado de traidor por los más recelosos, entre griegos, genoveses, venecianos e, incluso, los turcos que sítian la ciudad, será menospreciado por su fuerte credo y recio porte incorruptible. Vivirá los horrores más salvajes y contará, día tras día, todo lo que acontecerá desde la llegada del sultán y su interminable ejército a las puertas de la ciudad. Sera testigo de  traiciones, las vejaciones más salvajes, los rencores más antiguos y las luchas por el poder  entre los que lo tienen y los que no.

   Pero le aguardan dos inesperados encuentros que escapan a su compresión: primero el amor, que de manera fortuita e irrevocable se instala en su corazón para hacerle más insufrible su dolor; y después, el Ángel  Sombrío, ese que se aparece con su mismo semblante y viene a anunciarle que sus días se acaban.

   Gran obra histórica la que tenemos entre manos pues es una desgarradora confesión de lo que se vivió en los últimos días de la última gran capital imperial, considerada la última Roma. Constantinopla fue asediada sin compasión durante seis larguísimos meses en los que los horrores se sucedían, los miedos se multiplicaban y la violencia se abría paso a espadazos y cañonazos, desembocando en una invasión salvaje que dio con los ciudadanos de aquella gran ciudad, sumidos en la creencia de la unión de las iglesias latina y griega, en la peor de las suertes, muertes, vejaciones, humillaciones…, pues salvaje fue la conquista del Sultán Mohamed y la irrupción de sus hordas de soldados en sus calles y hogares.

   Mika Waltari nos trae una historia cruda de pasiones, honor, venganza, traición y amor que explora todos los extremos de estas sensaciones, llevando al lector a un punto de crispación, en muchos momentos, por la ferocidad de sus personajes en cada una de las situaciones que se suceden pasando de un punto moderado a una reacción desproporcionada en su final.

   Recomendada de manera absoluta si te gusta la historia de las cruzadas y la eterna guerra entra las creencias sobre el verdadero Dios.

miércoles, 4 de junio de 2014

BUENO, BONITO Y… ¡MALDITO! Coordinado por David Rozas.




   Vamos a adentrarnos en los rincones de lo oscuro, la maldad y la maldición de mano de esta gran antología de relatos en los que, todos ellos, tienen un denominador común, el desasosiego creado por un terror que nace de la ignorancia de sus protagonistas hasta que ya es demasiado tarde. Con una premisa inicial, en cada una de las narraciones aparecerá un objeto con un extraño poder, seremos transportados a lugares, incluso épocas pasadas o futuras, donde seremos testigos de horrores, miedos y, en algunos casos, crueldades.

   De la mano y buen hacer de trece escritores, coordinados por David Rozas, y con un prólogo de Carmen Cabello en el que se nos pone en antecedentes ante lo que vamos a contemplar en las siguientes páginas, no dejarás de removerte en tu asiento y en recordar, si eres nostálgico, aquellas series de misterio que llenaban de suspense nuestras noches, tipo “Historias de la cripta” o “Cuentos asombrosos”.

   La llave de Jacob Gibbons, Pablo García Naranjo. Encerrado en la prisión de Hopkins, Jacob intenta pasar desapercibido  pero la cicatriz en su cara y su actitud reservada y esquiva con los otros reclusos atrae las miradas de todos ellos. Un día, mientras come, se acerca uno de ellos con la intención de conocer algo más sobre él, de cómo llegó a la cárcel y que salió mal en su “trabajito”, pues todos en aquel lugar conocen una extraña versión de lo que pasó. Jacob no habla, no quiere hablar, no puede hablar. Guarda un secreto, algo que  puede desencadenar un mal y por el que habrá de pagar un precio. Narrada de manera fácil, con ritmo suave pero inquietante y detalles fríos en sus descripciones, este relato es un excelente inicio de antología.

   Kaviars Skaits 3, Iván Mourín. Recién instalada en su nueva casa y con las cajas que su hermana Liz le ha ayudado a bajar del furgón de las mudanzas, Marion encuentra, escondida en unas estanterías, una vieja lata de caviar con un desgastado dibujo y un misterioso tesoro oculto en su interior. A partir de ese momento se sucederán en la nueva vida de la muchacha unos acontecimientos extraños, inquietantes  y terroríficos que pondrán a prueba los nervios de la chica. Llevado desde el inicio con un ritmo turbador y una agónica sensación de ahogo, este relato no te dejará tranquilo en ningún momento.

   Aisling, Ana Morán Infiesta. Sandra trabaja en una librería, lo que le deja poco tiempo para su gran vocación que es escribir a tiempo completo. Cuando comienza la narración la protagonista está pasando por un bloqueo creativo y ve peligrar su futuro. Atraída por el extraño influjo de un pequeño comercio entra y conoce a una simpática anticuaria que le vende una muñeca amigurumi. A partir de ese momento se desencadenará un torrente de sucesos que llevarán a Sandra a descubrir una historia oscura y llena de maléficos rincones y deseos.  Tensión desde el inicio y sencillez en el lenguaje, serás atrapado por el influjo de Aisling sin apenas darte cuenta.

   El sabor de la locura, Álvaro Peiró Burriel. El protagonista de esta historia llega a un país escandinavo por motivos de trabajo y, aprovechando el viaje, dar rienda suelta a su hobby que no es otro que coleccionar objetos de asesinos. En su estancia en el estado norteño conocerá a una preciosa chica, pero  no tendrá tiempo de remediar el lío en el que se ha metido sin saberlo, y provocará un horror dormido que no se detendrá ante nada. Espectacular historia que comienza despacio y va creciendo en ritmo y tensión según pasan los momentos.

   La mudanza, Marta Junquera. Debido a su trabajo Mike Sanders se ve obligado a mudarse a un pueblo cercano a la ciudad junto a su familia, aunque a su hijo no le gusta la idea de separarse de sus amigos y está enfadado con su padre. Para acercar posturas se proponen desempaquetar las cajas de la mudanza juntos y en una de ellas encuentran un objeto que perteneció al abuelo de Mike. Comienza en ese momento una sucesión de acontecimientos que traen la amargura y la desolación a la familia Sanders. Sin aspavientos y con una sencilla narración, la tensión y el desconcierto se adentrarán en tu cabeza hasta el último segundo.

   El reflejo del alma, Lucía Pérez Sainz. Thomas es un psicólogo que está tratando a Jasper, un paciente especialmente complicado dado su cuadro de histeria, sus periodos de amnesia y su desorden mental. Un día todo cambia para Thomas, su paciente decide poner fin a su vida y recibe un paquete en su casa con remite de Jasper. Desde ese instante el ansia de investigador y el afán de superar a sus homólogos en la materia le llevan a cometer y  realizar experimentos que escandalizaran al mundo. Un relato lleno de desvaríos y paranoias que es llevado desde el inicio con maestría.

   El hechizo del estío, Beatriz T. Sánchez. Enfermo crónico de tuberculosis nuestro protagonista pasa los veranos de finales del siglo XIX en un balneario para mejorar su sistema respiratorio. Poeta por devoción y melancólico por decisión, pasea en solitario por los jardines del lugar leyendo libros de clásicos poetas hasta que una mañana encuentra, para su asombro, una solitaria sombrilla de mujer. Día tras día regresa al rincón y contempla la sombrilla que lo espera en el mismo lugar desencadenando un maremágnum de sensaciones en el joven que le llevan a descuidar su orden y su razón. Una deliciosa locura llevada con antiguo romanticismo y bellas sensaciones de pasión.

   Hornet, Luis Guallar. Daniel es un buen vecino y, aunque no le guste mucho el viejo, ayuda a Don Agustín a limpiar y vaciar el desván cuando este decide mudarse con su hija. Como recompensa por el esfuerzo el viejo le dice que se quede con aquello que encuentre y le guste, y este se queda con una vieja bicicleta. Encantado por su ganancia la restaura con mimo y decide regalarla a su sobrino. Desquiciante relato que va creciendo en tensión y crueldad cuanto más cerca del final estás.

   El informe, Raúl Ansola. Darío tiene en sus manos una cámara de fotos especial. Asombrado de cómo ha  llegado hasta él, no deja de sorprenderse por las extrañas cualidades de esta y las fotos que captura su objetivo. Pasado y futuro. Minutos, horas e incluso días antes o después del instante actual, pueden llegar a ser captados por ella, pero todo tiene su riesgo y razón, y los peligros se ciernen sobre un destino marcado por las fotos. Inquietante desde el inicio y caótico en su desarrollo, cosa que le da un toque especial al relato, estamos ante una demostración de misterio futurista.

   La butaca del infierno, Daniel Meralho. El inspector Caliani llega al Hospital Psiquiátrico San Antonio para contemplar el más escabroso, cruel y sanguinario crimen que ha investigado en su vida. Pacientes, internos, médicos…, todo aquel que hubiese estado dentro del edificio horas antes del suceso yacía desmembrado y ordenado en una sádica y ritual  posición. En uno de los despachos se encuentra el diario de uno de los doctores y contempla, horrorizado, cual fue el inicio de todo el caos y cual va a ser el desenlace. Impresionante demostración del manejo del horror, la paranoia y el histerismo desencadenante de la acción narrada en cada instante del relato.

   El silbato de Irah, Néstor Allende.  JT, Margarita y Benny entran en casa del viejo Irah a robarle, pero solo encuentra restos de calderilla y un silbato de plata, y al ser sorprendidos por este en plena acción lo matan. Cuando llegan a su cabaña, cansados heridos y sin la recompensa deseada, JT hace sonar el silbato desencadenando un horror dormido durante décadas y provocando una cascada de acontecimientos terroríficos que escapan al control del razonamiento humano. Furia, ira, horror…, síntomas que se reflejan en un texto cargado de detalles que te harán dibujar una “o” en tu boca.

   La promesa, David Rozas Genzor. Daniel es un escritor que sufre la parálisis de crear su primera novela y para alejarse de distracciones decide escribir por las noches. Una de esas noches, cuando contempla el borrador que ha escrito, y que le desagrada, decide borrarlo pero un ruido en la habitación le distrae de su intención. Encuentra una pluma que le regaló su mujer cuando eran novios y a la que le hizo una promesa, y todo se desmadra. Un horror indescriptible se apodera de la vida de  Daniel y el miedo se contagia en su chica que roza el desvarío. Una sucesión de espeluznantes situaciones y sorprendentes consecuencias las que se dan cita en este genial relato.

   Reliquias, Ana Martínez Castillo. En una sociedad futurista donde las cosas antiguas, las creencias espirituales, las visiones de almas y la necesidad de creer que hay algo más en la vida están proscritas y perseguidas, encontramos a La Marquesa. Una mujer marcada por el dolor de la pérdida de una hija a la que no puede llorar, por que está prohibido, que se adentra  en una sociedad secreta que persigue el ensalzamiento de aquellas creencias antiguas  y defienden el valor de los miedos. Una noche la reunión de esta sociedad se realiza en casa de La Marquesa,  que para tal evento ha conseguido, de un anticuario misterioso y oculto, un candelabro. Bajo el influjo de este y llevada por las hierbas del tabaco num, la mujer caerá en un sopor tal que creerá de verdad en las almas antiguas y en el poder de lo oculto. Espectacular relato que nos trae una posible sociedad dominada gracias al miedo y al control de las emociones de la gente. De ritmo pausado, tranquilo y con la sensación estar a cámara lenta, el ambiente logrado es el ideal para este relato.

 

   Y termina esta gran antología con una biografía de cada uno de los autores que han colaborado con los relatos, sus obras, sus dedicaciones actuales…, todo lo que quieras saber de estos trece escritores, hombres y mujeres, que han hecho, o van a hacer, que te remuevas en tu asiento y no dejes de pensar en que el objeto que tengas ahora mismo en la mano puede cambiar tu destino.

   Recomendada de manera encarecida para los amantes del terror y todos aquellos que gusten de pasar un rato inquietante.